Gabinete de sororidades

No Comments 56 Views0


En marzo de 2019 formé parte de la exposición colectiva Gabinete de sororidades, junto con 17 artistas más, entre ellas mi amiga Jocelyn Ojeda, quien también ilustró el cartel del evento.

 

Carolina González, profesora e investigadora en narrativa gráfica redactó el texto de sala:

«Supongamos que la mujer no existe. Imaginemos que la mujer es una construcción simbólica derivada de años de representaciones, de pinturas, esculturas, poemas y mitos, de todas aquellas narrativas que, con el tiempo, han construido lo que significa ser mujer. Sin embargo, cuántas mujeres se han involucrado realmente en este proceso. Cuántas mujeres han levantado la voz, las manos, el pincel, la pluma, para decir: una mujer es… Si realizamos un recorrido histórico, podemos mencionar a pensadoras, escritoras y artistas que han ofrecido respuestas, aquellas cuya voz se permitió salir a la luz; pero qué ocurre con quienes fueron silenciadas, censuradas para escribir su propia historia, cuántas han podido crear su propio retrato, una imagen de sí mismas para sí mismas, para los demás, para el mundo. Desde una perspectiva intimista, con colores, trazos y palabras particulares, he aquí un grupo de mujeres que sí lo ha hecho.

La presente exposición se muestra como un cuarto propio abierto para ser explorado, un espacio donde convergen distintas miradas que han permitido la creación de universos únicos. A través de técnicas, estilos visuales y narrativas diversas, las creadoras que forman parte de esta exhibición son una muestra de la calidad y pluralidad que permea en el ámbito de la narrativa gráfica contemporánea creada por mujeres.
Las artistas que habitan este gabinete experimentan con las posibilidades expresivas del cómic a través de la transgresión, la ironía y la reflexión para configurar una multiplicidad de voces e imágenes donde la diversidad se convierte en una forma de enriquecer el universo visual y narrativo de la historieta. Sin brindar concesiones, ni respuestas simples, las narradoras gráficas aquí presentes apuestan por la búsqueda y la experimentación, por explorar territorios donde no existen los límites de lo posible.
Una de las características que comparten estas creadoras es la indagación constante y la capacidad para construir espacios que aluden también al universo del espectador. Cada una de las piezas ofrece al asistente la posibilidad de fascinarse y extraviarse en la experiencia de leer las imágenes y observar las palabras para adentrarse así en una experiencia única. Por momentos de manera sigilosa y, en ocasiones, a voz de grito, cada obra posee una existencia propia delimitada por el lenguaje; sin embargo, como piezas de arte, son la realización de una emoción plástica contenida en el espacio poético de la imagen.»

La historieta que dibujé, «Cámara de curiosidades», me gusta mucho porque salen mis hijos cuando tienen hambre, y mi pobrecito papá.

 

Compártelo: